8K7A6253.jpg

FILOSOFÍA

Badai surge en ese momento en el que una madre y una hija buscan el lado bueno de las cosas. Tras dos años complicados para nosotras, decidimos emprender una aventura en la que verdaderamente creíamos: el diseño de unas joyas que nos iban a acompañar y aportar luz a los años venideros. Y al fin, ¡aquí están!

Nuestra familia cuenta con una tradición joyera de varias generaciones. Nosotras hemos querido mantenerla y hemos descubierto que lo más bonito de la experiencia es la historia que se genera detrás de cada joya. Somos conscientes de que vivimos en un mundo en el que la inmediatez es la verdadera moda y en el que las joyas se han convertido en un accesorio pasajero, trivial y fugaz. Nosotras tenemos un reto: devolverles su valor, su atemporalidad y la fuerte carga emocional que puede acompañar a cada una. Por ello queremos recobrar el sentido de la artesanía, del tiempo que conlleva el trabajo a mano y de la excepcional calidad que eso representa.

Detrás de Badai estamos Angélica Miró y Clara Guixeras. Nos podéis llamar respectivamente de muchas formas: madre e hija o gemóloga y arquitecta. Sin embargo, indistintamente nos podréis identificar como comprometidas y profesionales.

Hemos querido fusionar la amplia experiencia con la que contamos cada una, para crear piezas basadas en la experiencia de muchos años en el sector, junto con una visión actual del diseño minimalista.

Queremos que nuestras piezas tengan una historia y que, cuando las lleves, te recuerden a esa persona o a ese momento especial por el que esa joya tuvo la suerte de llegar hasta ti.

Escríbenos

NUESTRAS JOYAS

En Badai creemos en el proceso artesanal. Por esa razón, además de saber con certeza que se trata de un trabajo hecho a mano, no encontrarás dos piezas iguales. Cada una es única, lo que le aporta un valor que para nosotras es fundamental. Toda nuestra colección ha sido creada íntegramente en talleres españoles y con piedras preciosas y semipreciosas de calidad.


El camino que recorren nuestras joyas hasta llegar a tus manos, es un trayecto largo y muy cuidado.

En primer lugar, se desarrolla el proceso creativo. En ese momento creamos un tándem que nos atreveremos a definir como ‘perfecto’. Aunamos una profunda experiencia joyera con el diseño. Como cualquier proceso creativo, dependiendo de cada joya cambia. Algunas nacen a raíz de un dibujo a mano, otras de jugar con las piedras y las más complejas con un modelado 3D. Posteriormente, trasladamos nuestras ideas al taller, donde los artesanos se encargan de hacer realidad el boceto mediante la técnica más apropiada para cada uno. Dependiendo de las características del material que se trate (oro o plata), su dureza, ductilidad y maleabilidad varía. Por esa razón es importante conocer a fondo todos los procedimientos, porque de otro modo asegurar el mejor acabado sería imposible.


Una vez el taller ha acabado su tarea, la pieza se lleva al engastador. Es la persona encargada de engastar las piedras que previamente hemos elegido, terminando aquí el proceso para las piezas realizadas en oro de 18k. Sin embargo, las piezas hechas en plata cuentan con un último paso, en el que se procede a chaparla con 3 micras en Oro de 18k o un baño de rodio.


Cuando todo este viaje finaliza, todavía hay una persona que ha pensado en ti y ha confiado en nosotras para regalarte una de nuestras joyas, diseñada con todo el mimo que acabas de leer y convertida en una pieza única que por supuesto cuenta con unidades limitadas.

2021-01-24-013533550.jpg